martes 16 de octubre

Los líderes de Silicon Valley y su transformación: de visionarios a ejecutivos previsibles

Cuando Joe Barton, un congresista republicano de Texas, saludó a Jack Dorsey en una audiencia del Congreso la semana pasada, parecía desconcertado.

“No sé como deba verse un director ejecutivo de Twitter”, comentó Barton. “Pero tú no pareces serlo”.


El congresista tenía razón. Dorsey —que llevaba un aro en la nariz, una camisa con el cuello hacia arriba y una barba larga y desaliñada— parecía más una versión hípster de un oficial de la guerra civil que un icono de la tecnología. Sin embargo, su comportamiento ante los legisladores escépticos fue más sorprendente que su apariencia.

Ante las preguntas difíciles, Dorsey no montó una defensa agresiva de su empresa y su tecnología, como lo habría hecho una generación anterior de líderes tecnológicos. En cambio aceptó errores, objetó, y generalmente participó en un coloquio matizado y al parecer sincero acerca de las dificultades de gestionar la tecnología en un mundo complejo. Incluso en respuesta al comentario de Barton acerca de su apariencia, Dorsey se mostró preocupado. “Mi madre está de acuerdo con usted”, respondió.

Dejar un comentario