Los medios generalistas españoles preparan muros de pago para salvar al periodismo, pero los expertos dudan de que sea un modelo de negocio viable para todos

Intentar informarse hoy en día se ha convertido en un juego de adivinar quién dice la verdad.

¿Qué ha sucedido? La llegada de Internet democratizó el acceso a la información y se extendió la idea de que no había que pagar por ella. Solo que alguien sí ponía dinero: los anunciantes.


La publicidad se convirtió en la fuente principal de ingresos para los medios, una burbuja que explotó con la llegada de Google y Facebook (y últimamente Amazon) y la fuerte competencia entre medios por atraer anunciantes. Los medios se veían en la tesitura de repensar su modelo de negocio para seguir siendo rentables sin sacrificar la esencia del periodismo.