miércoles 21 de noviembre

Los medios públicos, sin público

El 10 de octubre la prestigiosa y masiva Radio y TV Pública danesa echó a 382 trabajadores para ajustar el 20% de su presupuesto, medida exigida en el Parlamento por el Partido Popular danés, de extrema derecha. La decisión provocó la inmediata solidaridad del resto del sistema de medios y periodistas y de las audiencias que encuentran en los medios públicos de Dinamarca un espacio de producciones de calidad, de relevancia y de valor cultural. En comparación, los conflictos desatados con el ajuste presupuestario en los medios del Estado argentino por parte del gobierno de Mauricio Macri tienen mucha menos trascendencia social y política, lo cual conduce a pensar sobre su significación para los diversos públicos de radio y televisión en el país.

Ese contraste entre las repercusiones de lo que sucede con los medios gestionados por el Estado, que habla de la trascendencia de un sistema que suele contar con el aporte directo o indirecto de la mayoría de la población, se registra también en los debates parlamentarios en el Reino Unido sobre el presente y futuro de la BBC o en el viejo y emotivo discurso con el que Fred Rogers –educador y conductor de un programa infantil- defendió en 1969 a la PBS en el Senado de Estados Unidos frente a los recortes de la gestión Nixon. En cambio, el Congreso argentino muestra atención escasa frente a la deriva de Canal 7, Radio Nacional, Encuentro, Pakapaka y otras emisoras, tanto como a la crisis provocada en la agencia Télam.


Dejar un comentario