jueves 19 de julio

Los migrantes que crearon una superharina con desechos alimentarios

Para algunas personas, una cerveza es la manera en que cierran el día laboral. Para Bertha Jiménez, la cerveza es el comienzo de una nueva forma de eliminar desechos alimenticios.

Las cervecerías tiran millones de kilogramos de granos usados todos los días, los cuales podrían ser reutilizados de alguna manera. Una parte es empleada como composta o combustible para generar calor, pero su valor como alimento no ha sido muy aprovechado.


Jiménez, de 35 años, creó una pequeña empresa emergente, Rise Products, que busca convertir el grano en harina, la cual ya empieza a usarse en pastelerías y cocinas sostenibles en Nueva York y ha llegado a lugares tan lejanos como Italia.

El potencial para reciclar los desechos de la fabricación de cerveza quedó claro para Jiménez, una inmigrante ecuatoriana, cuando buscaba obtener su doctorado en la Facultad Tandon de Ingeniería en la Universidad de Nueva York. Con la intención de encontrar formas para reducir los desperdicios industriales, comenzó un proyecto paralelo con amigos afines, la mayoría de ellos inmigrantes como ella. La cerveza artesanal era un blanco fácil.

Jiménez vive en Brooklyn, que tiene por lo menos veinte cervecerías artesanales que tiraban sus granos a la basura. Jiménez y Ashwin Gopi, su compañero de clases y uno de los fundadores de Rise, comenzaron a pedir muestras para descubrir la mejor manera de reusarlos.

Dejar un comentario