Los motivos que impulsan a Macri a dar la batalla con los gremios docentes

Se trata de una batalla de fondo para el Gobierno. La estrategia de confrontación con los gremios docentes fue planificada y su rumbo se mantendrá inalterable. El presidente Mauricio Macri está convencido de que es el camino para generar un cambio profundo en la forma en que se resuelven los conflictos. Por eso no habrá marcha atrás; por eso no piensa ceder a los reclamos.

Entre los argumentos que sostiene el jefe del Estado para llevar el enfrentamiento con los gremios docentes a un punto máximo de tensión se destacan poner límites a los reclamos, involucrar a los gobernadores y defender la meta que se fijó para el déficit fiscal.


Macri alienta a sus ministros y funcionarios a continuar con el «cambio de paradigma que recién comienza». El diagnóstico es sencillo: la situación de la educación pública en la Argentina es crítica y necesita de una revolución. Ese escenario, que hizo público esta semana con la presentación de la evaluación Aprender 2016, hizo que el Presidente deje atrás las ambigüedades.