Los nuevos rostros del autoritarismo de izquierda y derecha en el mundo

En lugar de dividir a los gobiernos en democracias y regímenes autoritarios, la profesora Marlies Glasius, del Departamento de Política de la Universidad de Ámsterdam, en Holanda, invita a evitar las etiquetas binarias y considerar enfoques menos obvios.

Ella identifica prácticas autoritarias o liberales no solo en los países donde los gobernantes visten uniformes o en los que el poder está en manos de tiranos, sino también en países clasificados como democracias.


Glasius, directora del proyecto Authoritarian Practices in a Global Age (Prácticas Autoritarias en la Era Global), explica que los métodos autoritarios son los que van en contra de los intentos de responsabilizar, cuestionar y criticar tanto a los gobiernos y sus representantes, como a las empresas y a las autoridades.

Por otro lado, las democracias «iliberales», según explica ella, son las que amenazan la autonomía y la dignidad de las personas. También atentan contra los derechos humanos y las libertades individuales.