Los objetos dejados por la humanidad en diversos cuerpos celestes serán útiles para descifrar nuestra expansión por el espacio

En la órbita terrestre, en la superficie de lunas del Sistema Solar, en planetas, asteroides y en cometas donde desde 1957 se empezaron a acumular las huellas y vestigios de la exploración humana del cosmos.