lunes 28 de noviembre de 2022
Cursos de periodismo

Los puntos calientes que dejó la caída de la URSS y que hoy siguen generando enfrentamientos

En 1991 la Unión Soviética se disolvía y el mundo se encontraba con 15 nuevos países.

Sus fronteras, algunas históricas, pero otras puramente administrativas, dieron lugar a entidades en las que se mezclaban diferentes minorías étnicas, a veces con consecuencias explosivas.

Muchas de estas antiguas fronteras de la URSS se han transformado en puntos calientes que, 30 años después, siguen convirtiendo a la región en una de las más inestables del mundo.

Ucrania, víctima del impulso imperialista irredentista de la Rusia de Vladimir Putin es, sin duda, la zona cero de esta inestabilidad. Pero no es la única.

bbc.com  (www.bbc.com)