Los puntos ciegos de la política exterior de Trump

Puede que no sea preciso hablar del “presupuesto flaco” de Donald Trump porque, al menos en materia de política exterior, lo que en realidad nos está dando es un nacionalismo gordo. Los que más ganan son los militares, el departamento de seguridad nacional y, por supuesto, el muro. El mayor perdedor es el Departamento de Estado y, por lo tanto, la diplomacia. El presidente trata de intimidar más y negociar menos. Este es el sello distintivo del nacionalismo xenófobo.

Trump también está mezclando el nacionalismo xenófobo con el proteccionismo. Aún no sabemos qué tan proteccionista quiera ser el gobierno de Trump. Sin embargo, en relación con América Latina, incluso antes de revelar su presupuesto, Trump ya había mostrado una clara preferencia por el proteccionismo.