21.4 C
Buenos Aires
sábado 6 de marzo de 2021
Cursos de periodismo

Los rincones digitales del supremacismo blanco

Kevin Greeson amaba a los perros y las motocicletas, y decía que estaba listo para la batalla. Con un árbol de navidad de fondo y una caja de municiones a sus pies, mostraba orgulloso un fusil de asalto AR-15 en cada mano y dos pistolas en el pantalón. “Quisiera que estos hijos de puta vinieran a mi barrio”, escribió en diciembre cuando publicó esa foto en Parler, una red social poblada de seguidores de Trump y extremistas de derecha. “¡Recuperemos este maldito país! ¡Carguemos nuestras armas y tomemos las calles!”, decía en otra publicación. El 6 de enero todo se volvió real. Grupos de fanáticos trumpistas asaltaron la sede del Capitolio en Washington, donde los legisladores se disponían a ratificar el triunfo de Joe Biden en las últimas elecciones. El saldo fue de cinco muertos. Greeson, de 55 años, fue uno de ellos.

La familia de Greeson, un agente de ventas en Athens —una pequeña comunidad en el Estado sureño de Alabama—, lo describía como un padre y un marido amoroso. “Estaba emocionado de estar ahí”, dijeron en un comunicado, “él no estaba ahí para participar en la violencia”. En redes sociales, Greeson era seguidor de teorías de conspiración sobre la pandemia, defendía milicias y alentaba a los Proud Boys, un grupo de supremacistas blancos que ha estado en la mira tras las protestas violentas en Washington. El único rasgo que parecían tener en común el hombre que publicaba en Parler y el hombre offline que describe su familia era su predilección por Trump.

elpais.com  (elpais.com)