martes 16 de octubre

Los robots en la fábrica de ropa: Occidente gana empresas de vuelta, los países en desarrollo tienen mucho que perder

La deslocalización de procesos de negocios desde países desarrollados a otros en vías de desarrollo es un fenómeno con el que llevamos décadas conviviendo, y que ha permitido salir de la pobreza a millones de personas. Los críticos, sin embargo, apuntan que las condiciones de trabajo de estos empleados son lamentables, y que existe un largo camino por recorrer hasta igualarlas a la de sus homólogos en el primer mundo. Otros, en respuesta, aducen que es mejor tener un trabajo, por penoso que sea.

Se trata de un dilema conocido y al que se suma una nueva variable, la automatización, que amenaza el empleo en los países menos desarrollados al reducir la ventaja en costes que disfrutan en la actualidad. Esta automatización afecta de manera importante a sectores como la industria pesada o la automoción y está llegando, en una versión mejorada, al sector textil.


Dejar un comentario