domingo 29 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

«Los Simuladores», una historia oral

Ahuyentar a un policía corrupto, forzar a una obra social a que cubra el tratamiento de un paciente o curar la impotencia sexual del Presidente de la Nación. Durante 24 episodios, bajo la dirección de Damián Szifrón, Los simuladores se dedicaron a solucionar los problemas de la vida cotidiana de hombres y mujeres a los que les llegaba un dato. El latiguillo “conozco a un grupo de personas que puede ayudarte” encendía la mecha del trabajo de Santos (Federico D’Elia), Ravenna (Diego Peretti), Medina (Martin Seefeld) y Lamponne (Alejandro Fiore), diseñadores y ejecutores de simulacros sofisticados para destrabar conflictos personales, familiares y dar respuesta a miserias a medida de la Argentina pos 2001.

La idea de Los simuladores llegó a manos de Telefé en un contexto en que los canales argentinos volcaron sus presupuestos adelgazados a los reality shows. Szifrón -entonces con 28 años- quiso dirigir, editar y musicalizar una tira que se pareciera a lo mejor del cine norteamericano en el contexto económico más hostil del país. Durante los meses en que se rodó la primera temporada, dormía en salas de edición y solo dejaba de trabajar en la serie para terminar de editar El fondo del mar, su ópera prima. Podía grabar más de 15 veces la misma escena, hacer que un actor repita un gesto hasta conseguirlo tal cual se lo imaginaba y pedir un paracaídas para una escena de dos minutos. Su obsesión era tal que en el primer mes de rodaje consiguió los primeros 30 minutos de la serie. Los simuladores significó una ruptura desde el punto de vista técnico, pero también desde el temático. Szifrón llevó a la televisión argentina tópicos que luego redundarían en la programación como la bulimia, la violencia de género y el bullying. Él lo hizo primero, en un tono que coqueteaba con el humor y sin golpes bajos.

Los rumores de que iban a cancelarla nunca dejaron de circular: si Szifrón no cedía en sus exigencias, el tren iba a chocar. Una suerte de “entusiasmo de amateurs” de protagonistas, guionistas y del propio Szifrón sostuvo la vara en alto hasta el último capítulo, el único que fue rechazado por el canal por demandar una cantidad despampanante de recursos. También, la apuesta de Claudio Villarruel (director de Artística y Programación de Telefé) por la tira, en una situación crítica, hizo que el tren llegue a destino, gane un Martín Fierro de oro y se multiplique en remakes de Chile, España, México y Rusia.

laagenda.buenosaires.gob.ar  (laagenda.buenosaires.gob.ar)