Los sofisticados trucos que usan los médicos para desenmascarar a los criminales que fingen estar locos o tener amnesia

Lo llamaban «El Oddfather» (un juego de palabras que entremezcla los términos padrino y excéntrico). Era el jefe de la familia criminal Genovese de Nueva York y uno de los mafiosos más influyentes de su tiempo.

Pero durante más de tres décadas, Vincent Gigante fingió estar loco para evitar ir a la cárcel, deambulando por la aldea de Greenwich (Nueva York, Estados Unidos) en albornoz y zapatillas.


Su sobrina, Rita Gigante, recordaría más tarde: «Se detenía abruptamente y señalaba y comenzaba a murmurar tonterías. Si sabía que la policía lo estaba grabando o filmando, entonces lo hacía más.

«En ocasiones, señalaba a los parquímetros y les preguntaba si querían dar un paseo con él. Los agentes del FBI una vez llegaron con una citación, pero encontraron a Gigante desnudo bajo la ducha con un paraguas abierto en la mano».