15.5 C
Buenos Aires
lunes 12 de abril de 2021
Cursos de periodismo

Los Stones, Oasis, Soda Stereo, Los Redondos, ¿todos plagian?

Existen un par de verdades ineludibles referidas a la originalidad en la música contemporánea. La primera de ellas es que la cantidad de acordes y notas disponibles hacen que sus combinaciones sean limitadas. La otra es que en sus seis décadas de vida, el rock ha agotado varios terrenos disponibles que hacen que cada vez sea más difícil hacer algo original que no haya sido transitado antes. Dicho esto, en la historia de la música popular moderna existieron y existen casos en donde el límite entre el guiño, el homenaje y el plagio descarado se desdibujan, con distintos grados de polémica. La semana pasada surgió un acusación improbable, que «La tonta» de Jimena Barón se parecía a «Tu falta de querer» de Mon Laferte. Pero hace 50 años que hay acusaciones, con mayor o menor veracidad.

Uno de los primeros casos que se registraron en los años iniciales del rock llegó de manos de los Beach Boys. En 1963, la banda liderada por Brian Wilson publicó Surfin’ USA, su segundo álbum de estudio, y su primer corte fue la canción homónima, que no tardó en escalar al tercer puesto del Billboard Hot 100. Su difusión puso en evidencia algo indiscutible: su melodía y su riff de guitarra mantenían un parecido demasiado notable con «Sweet Little Sixteen», un single de Chuck Berry editado en 1958.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)