domingo 23 de enero de 2022
Cursos de periodismo

Los superhéroes se hacen mayores y tienen achaques

¿Quién no ha fantaseado alguna vez con tener un superpoder, uno de esos extraordinarios y únicos? Pero hemos de admitir que nunca seremos poseedores de una cualidad suprema y si nos pica una araña, no nos convertiremos en Spiderman (lo mejor que nos puede pasar es que nos salga un ronchón); tampoco nos transformaremos en gigantescas moles verdes por una explosión de rayos gamma (Hulk), ni seremos la salvaguarda de ninguna civilización por beber la esencia de una hierba con forma de corazón (Pantera Negra).

Sin embargo, descubrir señales de vulnerabilidad en los superhéroes les acerca un poco al común de los mortales, y eso también nos provoca cierta satisfacción. Tal vez este sea el verdadero motivo que ha llevado a un grupo de investigadores de la Universidad de Queensland, en Australia, a aventurar qué enfermedades atacarán a cada superhéroe cuando envejezca, algo que se nos antoja imposible, porque a pesar de su avanzada edad (todos superan con creces el medio siglo, más aún el Capitán América, el ‘primogénito’ de los seres extraordinarios salidos de la factoría Marvel), todos ellos lucen un físico imponente (tan solo Míster Increíble exhibió su pérdida de forma física en la película de 2018, aunque para ser exactos, no es otro de los Marvel, sino que pertenece a la ‘familia’ Disney).

alimente.elconfidencial.com  (www.alimente.elconfidencial.com)