Los think tanks promercado y las fuentes ideológicas de Bolsonaro

Cuando Jair Bolsonaro alcanzó el 20% en la intención de voto para presidente de Brasil, aún había mucha gente que consideraba imposible su victoria en las urnas. El entonces candidato, además de ostentar un discurso extremista y polémico que parecía apartarlo del electorado medio, contaba con una baja asignación de tiempo en televisión y carecía del apoyo de una estructura partidaria sólida, con todo lo que esto implica (funcionarios de todo tipo, especialistas en políticas públicas e ideólogos preparados para asumir eventuales cargos de gobierno). Pese a todo esto, su retórica antisistema logró calar en ese electorado medio que se manifestaba harto de la corrupción de los partidos y los políticos tradicionales, y el aprovechamiento intensivo de las herramientas de internet por parte de una entusiasta base militante logró que ni el escaso tiempo televisivo ni la falta de recursos materiales fuesen un problema a la hora de hacer propaganda. Al mismo tiempo, el acercamiento de Bolsonaro a algunos ideólogos brasileños reunidos en think tanks promercado compensó la falta de estructura partidaria y generó los lazos con quienes hoy son destacados cuadros económicos de su gobierno.