miércoles 5 de octubre de 2022
Cursos de periodismo

Los traductores de animales

Tal vez la rata topo desnuda no parezca gran cosa a la vista, pero tiene mucho que decir. Los roedores arrugados y bigotones, que viven como muchas hormigas, en grandes colonias subterráneas, tienen un repertorio vocal elaborado. Silban, trinan y pían; gruñen, hipan y sisean.

Y, cuando dos de estas ratas volubles se encuentran en un túnel oscuro, intercambian un saludo estándar. “Hacen un chillido suave y luego repiten otro chillido suave”, comentó Alison Barker, neurocientífica del Instituto Max Planck de Estudio del Cerebro en Alemania. “Tienen una pequeña conversación”.

Al usar algoritmos de aprendizaje automático para analizar 36.000 chillidos suaves grabados en siete colonias de ratas topo, Barker y sus colegas descubrieron que en este intercambio diario hay una riqueza de información social.

Cada una de las ratas no solo tiene su propia firma vocal, sino que cada colonia tenía su propio dialecto distintivo, el cual se heredaba culturalmente a través de las generaciones. Durante las épocas de inestabilidad social —como en las semanas posteriores a que la reina de la colonia fuera depuesta con violencia—, estos dialectos cohesivos colapsaban. Cuando una nueva monarca comenzaba su reinado, al parecer se establecía un nuevo dialecto.

nytimes.com  (www.nytimes.com)