Los tres pilares del Plan Lavagna para desmontar la pesada herencia

Lento, en reserva y con cautela, pero Roberto Lavagna tiene en marcha una maquinaria modesta para instalarse como candidato a presidente. Y también cuenta con un programa de gobierno en materia económica, medidas coyunturales que preserva ante un contexto turbulento. El ex ministro de Economía de Néstor Kirchner, por ahora dentro del Frente Renovador, convocó hace unos días a empresarios a un almuerzo. Industriales, banqueros de segunda línea y mercantiles llegaron con la expectativa de escuchar al que, entienden, es la alternativa peronista más Círculo Rojo friendly. En un escenario en el que los CEOs buscan plan B para garantizar futuro, Lavagna aparece como un hombre respetado. Sin embargo, la mayor parte de los hombres de negocios se fueron del mitin con más dudas que certezas.

“No quiere decir cómo hará para que se salga de esto con crecimiento, no detalla las medidas”, se quejó un banquero en charla con Letra P. Hace unas horas, también esquivó preguntas sobre cómo salir de la crisis en una entrevista que le realizó el Canal 8 de San Juan, luego reproducida por el programa Animales Sueltos. En el círculo íntimo de Lavagna admiten que cierto nivel de reserva respecto al plan presidente del ex ministro responde a un hecho puntual de la realidad: la posibilidad de que haya o no una nueva corrida cambiaria que redunde en modificaciones del escenario inflacionario y de la actividad en plena campaña. “No podemos prometer hoy un programa de crédito para pymes o fomento para ese sector si no sabemos cómo será el tiempo que nos espera”, se sinceran.


El ex hombre fuerte de Eduardo Duhalde en 2002 admite que, por fuera de este problema general, su plan tiene tres ejes centrales. Un modelo en el que el consumo, las inversiones y las exportaciones se muevan juntos. “Es la única forma de salir por el lado del crecimiento”, contaron sus allegados a este medio. “Lo que Roberto quiere es, paulatinamente y más cerca de las elecciones, explicar cómo se sale de un modelo, el de (Mauricio) Macri, que entiende hay que cambiar”.