Los troles de internet ya ganaron y no hay mucho que puedas hacer

Esta columna será un poco inusual. Normalmente, escribo acerca de un problema tecnológico general y ofrezco algunas soluciones. Pero esta semana, me topé con un tema que según la opinión de muchos no tiene solución sencilla: los comentarios en línea.

A lo largo de la última década, los comentarios ahora no solo se encuentran en recuadros debajo de artículos y videos en internet, sino que también están en las redes sociales como Facebook y Twitter. Eso ha abierto la puerta a un tipo más agresivo de acoso, intimidación y la capacidad de divulgar desinformación, a menudo con consecuencias en la vida real.


Por ejemplo, el sitio conspirativo de derecha Infowars. Durante años, el sitio publicó información falsa que inspiró a troles en internet para acosar a gente cercana a las víctimas del tiroteo en la escuela Sandy Hook. Esta semana, después de mucho debate y vacilación para decidir si se involucrarían, algunos gigantes de la tecnología censuraron el contenido de Infowars. (Twitter no lo hizo, después de determinar que Infowars no había violado sus políticas).