jueves 18 de octubre

Macri bendice un plan cuyo único logro será pagar hasta fin de 2019

Argentina parece en muchos aspectos el reino del revés. Mientras en el mundo en vías de desarrollo nadie quiere ni siquiera acercarse para una foto con los miembros del FMI, dado que se considera a este organismo un verdadero verdugo, los funcionarios argentinos no sólo se muestran ansiosos por aparecer en fotografía y filmaciones con altos funcionarios del FMI, sino que además declaran, de una manera descarada, que el país debe “enamorarse” de Christine Lagarde. En el resto del mundo bien pueden observar con estupor la manera en que Argentina, en forma casi desesperada, pone en manos del organismo internacional toda su política económica. Y bien sabido es que la función del FMI en el mundo es organizar programas económicos para que los países paguen escrupulosamente sus deudas. Y nada más que eso: pagar y pagar. Ni estabilizar, ni crecer: sólo pagar. Dicho esto, no queda muy claro qué le vio el presidente Macri a la señora Christine Lagarde para pedirnos a todos que nos enamoremos de ella.


Dejar un comentario