Macri «estrena» la cadena nacional para dar su versión de la herencia M

Atres días de dejar el poder, el miércoles próximo, Mauricio Macri utilizará la cadena nacional para dirigirse al país y hacer un balance de su gestión al frente de la Casa Rosada. Será la primera vez que el mandatario apela a este formato de comunicación para destacar sus «logros» ya que, a excepción de la apertura de sesiones del Congreso, lo evitó para diferenciarse del kirchnerismo. Lo hará para dar su propia versión de la «herencia M» antes de que Alberto Fernández tome las riendas del país el próximo 10 de diciembre.

La idea del gobierno saliente es llegar a la mayor cantidad de gente posible y, claro está, es también un modo de ir abriendo el paraguas ante el discurso que, saben, el kirchnerismo buscará imponer sobre la herencia macrista una vez que asuma el poder. «Tierra arrasada» es el concepto con el que en el Frente de Todos suelen definir el estado en el que Macri dejará la economía tras cuatro años en el poder.


Durante su mandato, Mauricio Macri solamente habló en cadena nacional cada año al abrir las sesiones ordinarias del Congreso. Hubo otros mensajes públicos aislados, por ejemplo, como cuando anunció que la Argentina había decidido volver a los brazos del FMI, en medio de una escalada imparable del dólar y la interrupción del crédito internacional, pero no fueron de transmisión obligatoria. Aquel recordado discurso de Macri duró apenas tres minutos.