sábado 27 de noviembre de 2021
Cursos de periodismo

Macri post electoral: del «vivir de prestado» a las reformas impositiva y laboral

Marcos Peña no pudo haber sido más claro. Ayer, en un coloquio de IDEA siempre pletórico de buscavidas y gerentes wannabe, donde por primera vez en más de una década volvió a dejarse ver un puñado de dueños de la Argentina, avisó que se viene la era de las reformas «donde cada uno tiene que ceder un poco». Sintonizó así con el pedido que había hecho al inaugurarlo María Eugenia Vidal («a algo vamos a tener que renunciar para que todos ganen») y anticipó el leitmotiv que entonará el Gobierno inmediatamente después de las elecciones, con una agenda de reformas que empezará por lo laboral y lo impositivo. Es la traducción al lenguaje político de las advertencias que escucharon las espadas económicas del gabinete en la previa de la asamblea anual del FMI en Washington: Wall Street no financiará mucho tiempo más un gradualismo fiscal que le reditúa intereses jugosos pero que empieza a olerle a neopopulismo poco sustentable.

El apuro oficial por avanzar con las reformas impositiva y laboral (a las que más adelante se sumará la jubilatoria) responde en rigor a dos motivos. El primero es la necesidad de aprovechar durante el mayor tiempo posible la legitimación que obtendrá Cambiemos en las urnas en nueve días, pase lo que pase con la elección bonaerense. El segundo es ese agotamiento que empezó a palparse discretamente en Washington de la política de «vivir de prestado». Esa línea de crédito es en definitiva la que le permitió comprar gobernabilidad y postergar sine die una unidad opositora que nublaría sus chances releccionistas.

diariobae.com  (www.diariobae.com)