Macri se prepara para recibir el golpe más duro: la pobreza podría ubicarse encima del 30%

Como un boxeador que está contra las cuerdas y se resigna a absorber los golpes del rival mientras calcula los segundos que faltan para el ring salvador. Así vive el Gobierno por estos días la seguidilla de datos negativos que reflejan la profundidad de la recesión.

Pero, aunque los datos sobre desempleo, caída de actividad, merma en las ventas, crisis sectoriales varias –sin olvidar, claro, la persistente inflación- han sido duros impactos para la imagen y el ánimo del macrismo, todavía falta lo peor.


Este jueves se conocerá el dato de pobreza e indigencia del segundo semestre de 2018. Es decir, mide el período en el que se produjo la caída aguda de actividad –en el último trimestre del año, la merma del PBI fue de un impactante 6,2%–.

Y no solamente se espera que dé bastante por encima del 27,3% que se había registrado en la medición anterior –correspondiente al primer semestre de 2018–, sino que el Gobierno admite que es probable que se acerque al 32,2% del arranque de la gestión.