miércoles 20 de febrero

Mantienen con vida cerebros fuera del cuerpo durante 36 horas

El experimento parece salido de un guion de ciencia-ficción. Un grupo de neurocientíficos de la Universidad de Yale ha conseguido restaurar la circulación en el cerebro de cerdos decapitados y ha mantenido los órganos con vida 36 horas después de haber sido separados del tronco. No es la primera vez que el cerebro de un animal se mantiene vivo fuera del cuerpo -ya se había logrado en roedores-, la novedad es que se haya podido conservar intacto el flujo de oxígeno en un órgano de este tamaño. Poder trabajar sobre tejidos vivos a esta escala abre la puerta, por ejemplo, a la creación de un atlas cerebral mediante la catalogación de las conexiones neuronales y profundizar así en la naturaleza un órgano del que, en realidad, se sabe muy poco.