martes 17 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Maradona, México ‘86 y la otra historia de la camiseta que usó la selección argentina

En este 2022 cargado de corrección política ya no está tan bien visto mezclar cuestiones deportivas con políticas, pero en 1986 -en un mundo que era otro mundo y en el que el recuerdo de la Guerra de Malvinas todavía estaba fresco- entonar “juremos con gloria morir” antes de un partido frente a Inglaterra tenía peso. Y es por eso que todo lo relacionado con el Mundial de México ‘86 hoy adquiere otra dimensión. Más aún después de la muerte de Diego Maradona y más todavía en estos días, en los que la camiseta que utilizó el Diez en ese partido mítico podría ser subastada (se dice) en hasta 7 millones de dólares. El Santo Sudario argentino cuesta millones. ¿Pero por que la selección lució sobre su camiseta en ese torneo el gallito francés de Le Coq Sportif, y no las tres tiras de Adidas? Toda historia tiene otra historia.

En la década del ‘70 el negocio de Adidas funcionaba a la perfección en la Argentina y el mundo. Esto se debía en parte a la genialidad de su fundador, Adi Dassler, pero también a la astucia y habilidad para los negocios de Horst Dassler, uno de sus hijos. Horst se había hecho cargo de la empresa familiar con el objetivo de expandirla hacia el mundo. Desde Dettwiller, un pequeño pueblo de Francia cerca de la frontera con Alemania, había fundado la filial francesa de la marca desde donde operó hasta hacerla crecer en los Estados Unidos. Pero también aprovechó la distancia con su familia para hacer lobby en la FIFA y en el COI, y para invertir las ganancias en otras marcas deportivas. Arena, Pony y Le Coq Sportif formaban parte de su portfolio oculto.

lanacion.com.ar  (www.lanacion.com.ar)