Marcela Losardo, la delegada de Alberto en la familia judicial

Antes incluso de tener el proyecto de armar una carrera política, Alberto Fernández ya conocía a la que casi con seguridad será la ministra de Justicia de su futuro gobierno. En la Facultad de Derecho de la UBA, en tiempos de dictadura, Marcela Losardo y el presidente electo ya compartían tiempos de estudio y barras de amigos y forjaban una relación que, casi 40 años más tarde, llevaría a la ex secretaria de Justicia a convertirse en los ojos y oídos del presidente electo en el Poder Judicial.

“Marcela es Alberto. Responde solo a él. Donde esté ella, es como si estuviera él. No sé si hay otro caso así”, resume ante Letra P un dirigente del kirchnerismo que conoce a la ex secretaria de Justicia y el mundillo de Comodoro Py. Para los operadores judiciales, Losardo es apellido conocido, aunque su perfil ultrabajo la deje, a veces, fuera de los radares externos.


La mujer que tiene todos los números para quedarse con el Ministerio de Justicia conoció a Fernández a través de Marcela Luchetti –primera esposa del presidente electo y madre de su hijo–, con quien cursó primero en la Facultad de Derecho. El grupo de amigos incluía, también, a Fernando Mitjans, luego marido de Losardo y padre de su hija, escribano y actual presidente del Tribunal de Disciplina de la AFA. De aquella camada surgieron, además, el ex embajador argentino ante Naciones Unidas Jorge Argüello, miembro fundador del albertismo, con futuro en algún destino diplomático, y Claudio Moroni, candidato puesto a conducir el Ministerio de Trabajo.