miércoles 20 de febrero

María Eugenia Vidal: “Si no lo hicimos mejor es porque no pudimos, no porque no quisimos”

María Eugenia Vidal está cansada. “¡Me agotaste ya, dale!”, reclama, un tanto en serio y otro tanto en broma, cuando faltan dos preguntas para terminar la entrevista, de casi una hora. Por los vidrios del segundo piso de sus nuevas oficinas de Retiro, sobre la avenida Libertador, se ve cómo la tormenta no da tregua sobre la Ciudad. A la gobernadora de la provincia de Buenos Aires le faltan todavía casi quince días para irse a descansar a Mar del Plata. Las vacaciones de hace dos veranos en las playas de México, que eligió para ella y sus hijos, resultan imposibles en medio de la crisis de la economía, y en vísperas de las elecciones bonaerenses que la mandataria y la mesa chica del PRO deberán definir a partir de febrero si al final se adelantan o si el calendario sigue igual.