13.1 C
Buenos Aires
jueves 29 de julio de 2021
Cursos de periodismo

Martín Guzmán juega con fuego pero no quiere ir al default

La partida de póker tiene claro a sus jugadores. De un lado los acreedores privados de la Argentina y del otro el ministro de Economía, Martín Guzmán. Algunos dicen que va a durar veinte días. Otros que va a llevar al menos un mes. Y hay quienes creen que incluso podría prolongarse algunas semanas más. Las condiciones climáticas no son las mejores. Son horribles. Si algo le faltaba a la desgracia global del coronavirus​, era el derrumbe del petróleo que el lunes conmovió a los países más poderosos del planeta. Bajo ese tornado que arrastra todas las predicciones de la economía, se está definiendo si la Argentina se volverá a enamorar del default.

Los bonistas, esa simplificación que agrupa a los fondos de inversión que compraron títulos del país que se endeuda mucho y paga poco, ya mostraron las cartas de su estrategia inicial. “El problema es Guzmán”, afirman sin dudar, apuntándole a los pergaminos del ministro. O a la falta de ellos. Le achacan poca experiencia y ponen en duda su jerarquía para resolver una ecuación de máxima complejidad como es la deuda argentina. “No conoce Wall Street”, es otra de las acusaciones, previsible quizás porque en esa zona baja de Manhattan es donde están casi todas sus oficinas.

clarin.com  (www.clarin.com)