jueves 9 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

Más de dos millones de niños y jóvenes en el país sufren hambre

La muerte de Néstor Femenía, un niño de siete años de la comunidad qom del Chaco, a causa de un cuadro de tuberculosis con desnutrición asociada (pesaba sólo 20 kilos) dejó al descubierto una vez más la gran contradicción de la Argentina: en un país capaz de satisfacer los requerimientos calóricos de 400 millones de personas, aún subsisten niños desnutridos y hogares con hambre. Según el cuarto informe del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de la UCA, el 38,8% de los niños y jovenes urbanos (casi 5 millones de menores) viven en situación de pobreza y un 19,6% padeció inseguridad alimentaria (hambre) en 2013.

Aunque los últimos datos oficiales son de 2007, los especialistas consultados por PERFIL coinciden en que en la Argentina conviven diferentes tipos de desnutrición. La aguda, la que padecía Néstor, es la que se define por la falta de peso para la altura correspondiente. “Esta forma de desnutrición es poco frecuente en la Argentina, menos del 2%, según la última Encuesta Nacional de Nutrición y Salud. Se acompaña de la pobreza extrema y significan un fracaso de las políticas públicas de prevención”, explicó Esteban Carmuega, director del Centro de Estudios Sobre Nutrición Infantil.

perfil.com  (www.perfil.com)