viernes 2 de diciembre de 2022
Cursos de periodismo

Massa cumple dos meses al frente de Economía y se enfría la luna de miel con el ala política

Ados meses de tomar el mando de la poltrona de Economía, la papa caliente del Gobierno, el ministro Sergio Massa computa logros que le permiten sacar pecho y, de paso, le dan aire para enfrentar las presiones que un sector de la coalición de Gobierno le siguen dispensando.

Sin embargo, su talón de Aquiles sigue siendo la alta inflación que el mes pasado estaría cerca del 7% (otra vez, según las consultoras privadas) y que en octubre no tendería a desinflarse ya que el mes que acaba de comenzar arrancó con cerca de 10 aumentos.

No en vano esta semana el viceministro de Massa, Gabriel Rubisntein, que estaba amordazado desde que asumió, tuiteó señalando que la incertidumbre económica no es culpa de los empresarios sino de la macroeconomía del Gobierno. ¿Se cortó solo?. Aunque en el gabinete económico se rumorea que el funcionario, economista a diferencia de Massa y muy lejano de la concepción económica de la vicepresidenta, Cristina Kirchner, “está muy harto” (por usar una terminología más glamorosa para las palabras, que también empiezan con h y que utilizaron para describir el ánimo del vice). En el entorno del gabinete dicen que empezaron a jugar públicamente al bueno y al malo. Ese juego, en el que Massa se siente mucho más cómodo que Rubinstein, podría ser la constante de los próximos días para contrarrestar los embates del cristinismo en torno al rumbo económico que en el equipo de Massa no descartan.

perfil.com  (www.perfil.com)