jueves 27 de enero de 2022
Cursos de periodismo

«Matrix» representa el optimismo por un internet libre. Silicon Valley tiene otros planes

Cuando se estrenó Matrix en 1999, la expectativa sobre internet había llegado a un frenesí. La revista Time había nombrado a un joven Jeff Bezos como la Persona del Año, por personificar los dos grandes temas del momento: “el comercio electrónico y la manía de las puntocoms”. La BBC lo declaró “el año de internet”. En The New York Times, Thomas Friedman describió la web como “un símbolo de que todos estamos conectados, pero nadie está al mando”.

Algunos designaron con entusiasmo a Matrix —con sus efectos especiales innovadores generados por computadora y su estilo ciberpunk— como “la primera película del siglo XXI”. Además, más de veinte años después de su estreno, se mantiene como tal vez la película definitoria de la edad temprana de internet. Su influencia está por todos lados, inspira la moda y la filosofía, así como nuestros miedos y fantasías tecnológicos. Su iconografía (desde la “píldora roja”, que sirve para despertar a los personajes a la realidad de sus circunstancias distópicas, hasta “el atractivo eterno de los lentes oscuros de Keanu Reeves”, como GQ lo llamó) es un pilar cultural. La película motivó dos secuelas, ambas estrenadas en 2003, y con Matrix resurrecciones, un cuarto filme, estrenado en diciembre, la franquicia regresa a un mundo digitalizado en cuya configuración ha desempeñado un papel importante.

nytimes.com  (www.nytimes.com)