14.7 C
Buenos Aires
sábado 31 de octubre de 2020
Periodismo . com

Mauricio Macri se convirtió en la «mancha venenosa» mientras define su futuro en Juntos por el Cambio

¿Cómo hacer macrismo sin Mauricio Macri? ¿Cómo alejarse paulatinamente sin quedar expuesto frente al exjefe del espacio? ¿Y si la cosa cambia y termina subiendo, pagarán el costo los que lo hayan cuestionado? Para los dirigentes y ex funcionarios del PRO el tema está arriba de la mesa. Para sus aliados, la UCR y la Coalición Cívica, es más sencillo, después de todo no le deben mayor lealtad que haber tenido una alianza electoral.

Desde que dejó la Presidencia, Macri mantuvo un bajo perfil, salvo excepciones. Esas excepciones que le trajeron dolores de cabeza a sus aliados. Primero cuando se filtró un video suyo hablando de su equipo económico y luego cuando comparó al populismo con el coronavirus. También cuando le sugirió a Alberto Fernández seguir el modelo inglés., que terminó con el Primer Ministro Boris Johnson internado en terapia intensiva… Por último, las charlas por zoom con su mesa chica, que quedaron suspendidas “hasta nuevo aviso”. Los motivos fueron claros. Había filtraciones que perjudicaban más de lo que ayudaban.

Cuando uno consulta a exfuncionarios, todos reconocen que el expresidente está afuera de las decisiones. Aún más lejos, prácticamente en el exilio se encuentra Marcos Peña, el exjefe de gabinete que cosechó una lista interminable de enemigos dentro de Juntos por el Cambio. Los más dolidos con Macri le pusieron una definición: es la mancha venenosa. Como su futuro es una incógnita, pocos quieren quedar pegado a su círculo. Si te toca, puede lastimarte. Sin embargo, son varios los dirigentes que lo siguen llamado, aunque no lo filtren para evitar ser nombrados. El costado más duro de la política.

perfil.com  (www.perfil.com)