martes 30 de noviembre de 2021
Cursos de periodismo

McBolivia

Mucha gente cree que McDonald’s se fue de Bolivia durante el actual proceso de cambio iniciado en 2006. De hecho, el mito se instaló con bastante éxito y persistencia: qué mejor símbolo que la cadena más emblemática del capitalismo norteamericano saliendo de Bolivia precisamente en el momento en el que el país andino-amazónico comienza a descolonizarse. A la mitificación de la quiebra del gigante en los Andes contribuyó especialmente un documental lleno de wishful thinking llamado Por qué quebró McDonald’s (Fernando Martínez, Bolivia, Venezuela, Argentina, 2011) que pese a la pregunta que tiene por título nunca explica por qué la empresa abandonó el país en 2002. Ahora, el director de comunicaciones de Cainco (cámara empresarial de Santa Cruz), Ramón Freixa, anunció que la cadena vuelve a Bolivia después de trece años de la mano de un empresario del rubro automotriz.

El primer desembarco de McDonald’s en Bolivia es una buena postal de época, cercana y remota a la vez, y del colonialismo mental y cultural predominante. Un periodista dice a la pantalla: “gracias por confiar en nosotros” y una enorme entrada folklórica recibió a Ronald M. poniendo la autoestima nacional en un tacho de basura. Todo eso da cuenta de los años de entreguismo felizmente superados; por esos días, funcionarios bolivianos podían ir a la embajada de EEUU vestidos ridículamente de cowboys porque a la entonces embajadora Donna Hrinak se le ocurría festejar el día patrio con todos sus invitados disfrazados. Y había que garantizarse el visto bueno de la embajada para ocupar cargos estatales y mantener en orden la visa, que no solo permitía viajar a Miami sino dotarse de legitimidad política y social.

panamarevista.com  (panamarevista.com)