Medido en dólares, el salario promedio cayó casi 18%

La popular reflexión «todas las comparaciones son odiosas» es aplicable al escenario salarial. Analizando el severísimo momento que afrontan sectores de la producción nacional como textiles, calzados, indumentaria y otros el economista Mariano Kestelboim resumió más que un dato de coyuntura «el promedio de salarios del sector privado registrado entre enero y mayo de 2018 ofreció un incremento del 2,4%. Ahora bien, el mismo lapso, el dólar subió 24,4%. Por lo tanto, el salario promedio medido en dólares bajó un 17,7%…», lamentó Kestelboim al remarcar que los datos del Banco Central ( BCRA) respecto a tipo de cambio y las cifras de la cartera laboral nacional no dejan lugar a dudas. Sobre precios e inflación un paper del CEPA que presentó Hernán Letcher concluyó que desde la segunda quincena de marzo y la primera de mayo la suba promedio de 37 artículos de una canasta básica de consumo (alimentos, bebidas, aseo personal y limpieza del hogar) tuvo un 16% de aumento en promedio. La disparidad con el «techo salarial» del 15% en paritarias antes de las «turbulencias y tormentas» a mayo es notable y configura un escenario de pérdida de poder adquisitivo que afecta más a los sectores de menores ingresos, respecto al acceso a bienes de primera necesidad. El «descontrol» de los precios no se acota a la reciente «corrida», con suba del dólar en torno al 25% enfatizó el CEPA.