miércoles 21 de noviembre

Medios digitales: ¿quién tiene la palabra?

Los medios digitales ganan terreno en las preferencias de los ciudadanos a la hora de informarse. Según la Encuesta de Consumos Culturales 2017, en la Argentina tienen una penetración del 25,6% y, si bien aún están lejos del 37,4% de la prensa gráfica -en franco retroceso-, se debería considerar que muchos de los que declaran informarse por redes sociales (23,4%) terminan accediendo de manera incidental a noticias manufacturadas por empresas mediáticas que distribuyen sus contenidos por múltiples plataformas, lo que aumenta exponencialmente el nivel de consumo de noticias online.

Las lógicas de producción informativa de los diarios digitales, basada principalmente en la inmediatez y la espectacularización como estrategias para capturar lectores, les imprime a los periodistas un ritmo de trabajo que se hace visible en los contenidos. Piezas de poca extensión aptas para celulares, recursos audiovisuales atractivos, títulos rimbombantes y escasez de contenido son algunas de las características de la dieta informativa que se ofrece en la web. En ese contexto, contorneado por las rutinas de producción y las exigencias del mercado, la diversidad y pluralidad de voces indispensables para garantizar el derecho ciudadano a la información parecen restringidas.


El modo en el que los medios pueden exhibir diversidad de puntos de vista es a partir del uso de múltiples fuentes de información. Estas son personas o instituciones que facilitan la materia prima para la construcción de las noticias y, además, son necesarias para contrastar los acontecimientos que se relatan.

Dejar un comentario