14.3 C
Buenos Aires
jueves 22 de octubre de 2020
Periodismo . com

Mentalidad, novedoso, marrón: palabras que son más modernas de lo que parece

0

Somos conscientes de que la palabra coronavirus es más o menos moderna y que, en cambio, maravedí es una voz arcaica en nuestra lengua. Pero, en general, los hablantes de un tiempo y un lugar concretos no tenemos capacidad para detectar lo recientes o antiguas que son las palabras que hemos adquirido por vía heredada al empezar a usar la lengua. Muchas de las palabras que son frecuentes en nuestro léxico común, que nos parecen “tradicionales” o “de toda la vida” tienen, en realidad, prácticamente tres días.

Las lenguas romances, esto es, las hijas del latín, se consideran ya nacidas en el siglo X. Por ello, si algo comienza a usarse en el siglo XIX entendemos que esa palabra es relativamente nueva, aunque nuestra memoria viva, la de nuestros abuelos y bisabuelos, la tenga como palabra bien asentada en nuestro fondo léxico. Vamos a bucear en la historia más reciente del español a la búsqueda de ejemplos de palabras que a mediados del siglo XIX no se usaban o se sentían recientes y muy novedosas.

La primera es precisamente ese adjetivo que acabamos de emplear: novedoso. La palabra empezó a usarse en el español americano a mediados del siglo XIX. Se forma a partir de la unión del sustantivo novedad y la terminación –oso, pero tiene la gracia de perder una sílaba al crecer: no decimos “novedadoso” sino novedoso, por lo que hemos enviado la sílaba da al arcón de lo que sobra al construir palabras. El adjetivo novedoso entró al diccionario de la RAE en 1927, en un principio marcado propia de Chile y el Río de la Plata. La intelectualidad abrazó esta voz que se terminó extendiendo también en el español de España. El resultado es que ya no tiene nada de novedoso decir que algo lo es.

verne.elpais.com  (verne.elpais.com)