miércoles 21 de noviembre

Mercosur: la industria de Brasil enfrenta a Bolsonaro y ayuda a Argentina

La confirmación del economista de Chicago Paulo Guedes como futuro superministro de una cartera que concentrará las de Hacienda, Planeamiento e Industria y Comercio Exterior expone la toma de partido del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, por el ala más liberal de su equipo de asesores y, con eso, del proyecto económico del mercado financiero y del sector más concentrado de la industria paulista. Sin embargo, otros segmentos manufactureros, de diversos sectores y del resto de los estados, observan con preocupación los primeros pasos de la nueva era política y ya plantean un foco de resistencia a aquella decisión y a la minimización del Mercosur que supone. Una minimización, por otra parte, a la que el gobierno argentino parece resignarse sin reparar en el espacio que esas internas le abren para encontrar condiciones más favorables para el país cuando la discusión llegue a las mesas de los diplomáticos.

Guedes fue oficializado el martes como el hombre clave del gabinete que asumirá junto al ultraderechista el próximo 1 de enero y no tardó ni un minuto en trabarse en una disputa pública por espacios de poder con quien será en lo formal su superior jerárquico: el próximo ministro jefe de la Casa Civil (jefe de gabinete) Onyx Lorenzoni. El primer round fue por la reforma previsional, que Guedes, a diferencia de aquel, pretende apurar para este mismo año, antes de que asuma el nuevo Congreso en febrero próximo, pero que puede chocar con los intereses de las fuerzas armadas y policiales, cuyas regímenes jubilatorios especiales explican casi un tercio del déficit fiscal proyectado.


La conformación de ese superministerio alarmó a la Confederación Nacional de la Industria (CNI), que hizo llegar su preocupación a Bolsonaro. Este, entonces, dijo haber entendido la queja y prometió dar marcha atrás, de modo de no degradar la cartera de Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios. Sin embargo, Guedes insistió en la necesidad de reducir los 29 ministerios actuales a cerca de la mitad y el voluble presidente volvió a cambiar de idea.

Dejar un comentario