viernes 2 de diciembre de 2022
Cursos de periodismo

Messimanía y consumo: la fiebre mundialista se queda en febrícula

Con la crisis como escenario, las ventas pierden con Rusia 2018. Los televisores levantan el promedio por las cuotas. Expectativas y resultadismo.

Llega un nuevo Mundial, el país futbolero se ilusiona, la alegría crece y la economía… ¿Qué pasa con la economía? La pasión por la Selección suele llegar acompañada de un pico de consumo que tiene algunos fetiches: televisores, celulares, camisetas, pelotas y merchandising. Cada cuatro años, en promedio, las ventas registran entre un 15 y un 20 por ciento de crecimiento. Alguna vez, si el equipo avanza hacia la final, puede llegar hasta un 30. Con crisis e inflación, ¿será Qatar 2022 la excepción? Por ahora, la pasión mundialista tiene más posibilidades de ser febrícula que fiebre.   

Con cada edición, el primer rubro en ventas es el de los televisores. “Siempre en los mundiales se vende un piso de un 15% más y estimamos que se va a repetir ese número”, dicen en Afarte, asociación representante de la industria electrónica de Tierra del Fuego.

letrap.com.ar  (www.letrap.com.ar)