«Mi padre fue el obstetra de la maternidad clandestina de Campo de Mayo y no lo perdono»

Erika Lederer, la hija del segundo jefe de la maternidad clandestina de Campo de Mayo, nunca se reconcilió con su padre y luego de la marcha del 2×1 contra la acordada de la Corte Suprema de Justicia, se propuso «reunir a los hijos de los genocidas que jamás avalamos sus delitos, a los que gritamos en sus caras la palabra asesino y Memoria, Verdad y Justicia».

El nombre de Ricardo Lederer surgió en los casos de apropiación de bebés en la maternidad clandestina de Campo de Mayo, juzgados bajo la caratula «Riveros, Santiago Omar y otros por privación ilegal de la libertad, tormentos, homicidio, etc.», en la que se determinó que «en ese centro clandestino también fueron detenidas-desaparecidas decenas de mujeres embarazadas».


En el contexto de esta causa, la enfermera Lorena Josefa Tasca informó que le tocó «intervenir en tres casos de mujeres no registradas: uno en epidemiología, otro en la cárcel de Campo de Mayo, y otro fue un parto» y señaló al doctor (capitán) Ricardo Lederer como «el segundo jefe militar de Obstetricia». Pero Erika recordó que «también estuvo involucrado en los vuelos de la muerte» cuando tiraban detenidos-desaparecidos al Río de la Plata, y se sumó a los ‘carapintadas’.