jueves 19 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Microdosis para la salud mental, ¿funcionan?

Joseph empezó a tomar microdosis de drogas alucinógenas hace cinco años para tratar de mejorar su salud mental. “Estaba como estancado en un estado de depresión”, relató. “No era feliz y estaba enojado y preocupado todo el tiempo, y eso contradecía la perspectiva que tenía de mí mismo”.

Para Joseph, la depresión y la ansiedad vienen de familia, de niño le recetaron tomar Prozac. Pero cuando los síntomas de depresión regresaron poco después de que cumplió 30 años, no quiso volver a tomar un medicamento recetado.

Joseph, un diseñador que vive en Austin (solicitó que se mantuviera privado su nombre completo por cuestiones de privacidad en torno a problemas de salud mental y el consumo de drogas ilegales), descubrió las investigaciones de la Universidad Johns Hopkins sobre la psilocibina, el ingrediente activo de los hongos alucinógenos o “mágicos”. En un estudio pequeño, las dosis completas de la droga ayudaron a pacientes con cáncer a sobrellevar la depresión y la ansiedad. Luego, Joseph leyó anécdotas de influentes de Silicon Valley que afirmaban tener más energía tras tomar dosis diminutas de alucinógenos, también conocidos como drogas psicodélicas. Así que decidió empezar a tomar microdosis unas cuantas veces a la semana, es decir que comía un “pequeño mordisco” —poco más de un centímetro— de hongos, para ver si mejoraba su estado de ánimo.

nytimes.com  (www.nytimes.com)