sábado 4 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

Miguel Etchecolatz: la increíble historia del represor que seguía siendo policía

Ya pensaba que no iba a vivir para este trago amargo pero todo llega. El Estado tiene rincones inéditos y laberintos indescifrables. Créase o no, el represor Miguel Etchecolatz -condenado en cinco causas por delitos aberrantes contra los derechos humanos- siguió perteneciendo a la Policía Bonaerense hasta ahora. Recién fue exonerado de la fuerza hace 13 días, el 8 de agosto, por una decisión política de la gobernadora María Eugenia Vidal, cuando supo que el responsable de La Noche de los Lápices seguía manteniendo su estado policial. Formalmente, seguía siendo agente de la Provincia.

La situación fue descubierta por el jefe de Asuntos Internos de la Bonaerense, Guillermo Barra, cuando recibió un trámite de rutina: un escrito de un tribunal que solicitaba a Etchecolatz para una formalidad judicial. Por protocolo, la Justicia le informa a la Policía cada vez que uno de sus agentes es requerido por cualquier causa. Los chequeos internos fueron asombrosos. Etchecolatz seguía hasta este mes en situación de RAV, Retiro Activo Voluntario. En ese estado figuran los policías que se retiran de la fuerza normalmente, sin haber cometido delitos y con legajos impecables.

Una hipótesis es que la larga mano de las complicidades policiales, que a veces dura décadas, haya conseguido cubrir a su antiguo jefe hasta ahora, a 34 años de la recuperación de la democracia y 31 años después de la primera condena a Etchecolatz, en la llamada Causa N°44 de 1986. Lo insólito es que en aquel caso Etchecolatz fue condenado junto a Ramón Camps y Ovidio Riccheri, dos militares que entonces perdieron su condición porque fueron destituidos por el Ejército. Pero Etchecolatz siguió siendo policía.

clarin.com  (www.clarin.com)