martes 13 de noviembre

Ministros y senadores exigen la deportación de Anil Baran ¿Sus delitos? Pasar de a pie por Constitución cuando la policía lanzó una cacería, y ser extranjero

Anil Baran tenía turno en la Embajada de Turquía para recoger su partida de nacimiento y tramitar de manera definitiva la residencia argentina, pero antes quería conocer un poco la Ciudad de Buenos Aires. Es licenciado en Ciencias Económicas de la Universidad del Mar Negro, hace casi tres años que vive en Villa María (Córdoba) y está casado con una cordobesa. El miércoles pasado, cuando llegó desde La Plata a la estación de trenes de Constitución, comenzó a caminar hacia el centro de la ciudad.

Cuando llegó a la calle Humberto Primo, veinte motos de la Policía se lanzaron sobre la gente que estaba en el lugar y, sin mediar palabras, los uniformados empezaron a lanzar gases lacrimógenos y disparar postas de goma. La represión que se había desatado en la Plaza de los Dos Congresos, frente al Congreso de la Nación, ya casi pisaba el barrio de Constitución, a varias cuadras de distancia de los y las diputadas que discutían el proyecto de Presupuesto para el año próximo.


“No tienen argumentos para culparme”, dice Anil en diálogo con La tinta. Las palabras del joven de 27 años, nacido en Estambul, Turquía, se refieren al calvario que sufre hasta el día de hoy.

 

Dejar un comentario