Misofonía: por qué el sonido de gente comiendo puede molestarte en exceso

¿Te enfureces cuando oyes los sonidos de alguien comiendo o respirando?

Hay estudios de exploración cerebral que explican por qué te sucede esto.


Se trata de una condición conocida como misofonía, que es mucho más que ser sensible a ruidos como el que produce un tenedor raspando un plato.

«Siento que hay una amenaza y tengo el deseo de atacar, me pongo en modo ‘pelea o huida'», dice la paciente Olana Tansley-Hancock, de 29 años, de Kent, Reino Unido.

Científicos de ese país han demostrado que el cerebro de algunas personas está programado para producir una respuesta emocional «excesiva» ante ciertos estímulos auditivos.