19.6 C
Buenos Aires
miércoles 20 de octubre de 2021
Cursos de periodismo

Moria Casán: «Lo único que consiguen es cosificar a los hombres»

“Hola, Paulita. Acá te mando unos WhatsApp, espero que me entiendas. Esto me parece realmente una gran involución. Podés usar todo para lo que quieras, acá hay confesiones importantes. Porque soy así, soy H2O, soy transparente. Pero no me estanco, ¿viste? Porque el agua estancada tiene el mismo olor que la mierda, te darás cuenta. Ese líquido inodoro, incoloro e insípido, si no lo haces mover tiene el mismo olorcito que la mierda. Así que yo fluyo todo el tiempo”, dice la voz de Moria Casán en el teléfono. Es hija única de un militar melómano y de una ama de casa elegante y peronista. Es profesora de piano, teoría, solfeo y armonía. Es bailarina, comediante y actriz. Símbolo sexual. Estudió abogacía hasta que debutó en el Teatro Nacional. Casi sin ensayo y sin preaviso, un martes a las nueve de la noche se convirtió en vedette. Se puso siliconas e hizo el primer toples del teatro de revista nacional en el Astros. Pasó a la pantalla grande con Olmedo y Porcel, luego siguió con la TV. Se convirtió en celebrity mucho antes de que supiéramos lo que eso significaba. Siempre cercana al poder, condujo A la cama con Moria, donde Daniel Scioli, Jorge Altamira, Raúl Eduardo Baglini y César Jaroslavsky pasaron entre sus sábanas a confesarse y dejarse erotizar. Estuvo al frente del ciclo La noche de Moria, donde rompió las reglas televisivas entrevistando travestis, swingers, sadomasoquistas y freaks de toda calaña. Condujo talk shows. Fue dueña de Playa Franka, el balneario nudista pionero en Parque Camet. Formó parte de Brujas, la obra teatral que se mantuvo en cartelera durante siete años y cuyo elenco era enteramente femenino. En 2005 aceptó una oferta para candidatearse como diputada nacional por el Movimiento Federal del Centro, tentada por la oportunidad de defender los derechos de la mujer. “Muchas veces siento el impulso de hacer algo que ayude a efectivizar la sociedad igualitaria con la que siempre soñé. Una sociedad en la que las mujeres ganen el mismo dinero que los hombres, en la que haya refugios decentes para mujeres golpeadas y una comprensión con toda su dimensión de los problemas que suele atravesar el género femenino. La mujer es la reina del universo y tiene el poder de la creación”, escribió Moria Casán en su autobiografía MeMoria.

revistapaco.com  (revistapaco.com)