Mourão: el hombre que quiere ser Bolsonaro

Uno de los pocos momentos de la historia brasileña en los que un capitán caminó delante de un general fue en la toma de posesión de Jair Bolsonaro. El 1º de enero de 2019, detrás del capitán iba su vicepresidente, el general Hamilton Mourão. Sin embargo, poco tiempo después, parece que esta imagen que subvierte la jerarquía militar está reformulándose. Las ausencias de Bolsonaro en las primeras semanas de gobierno -debido a la segunda cirugía a la que fue sometido a causa de la cuchillada sufrida en campaña- y el viaje al Foro Económico Mundial en Davos, así como sus evidentes carencias políticas, mediáticas y comunicativas, hicieron que los pasos del general ya no estén tan atrás de los del capitán.

¿Pero quién es Hamilton Mourão? Quien hoy se presenta como la cara amigable del gobierno, vicepresidente moderado, accesible, menos beligerante que Bolsonaro y mediador e interlocutor con la sociedad, no siempre asumió este rol simpático y sereno. Muchos piensan que esta moderación es una estrategia, un cálculo político para mantener una imagen positiva de la Fuerzas Armadas en el poder. Esto no es nada trivial. Actualmente, el gobierno de Bolsonaro cuenta con ocho ministros militares. carteras políticas tan importantes como la Secretaria de Gobierno, la Secretaria General o el Gabinete de Seguridad Institucional están en manos de miembros de las Fuerzas Armadas. Entre los ministros más próximos, solo hay un civil, Onyx Lorenzoni, justamente ministro de la Casa Civil. Ahora, muchos analistas coinciden en que el general podría estar limpiando el camino para un posible impeachment, presentándose como una figura razonable y negociadora frente a un Bolsonaro mediocre y autoritario.