Mueve la CGT: el peronismo expone internas y táctica 2017

El peronismo marchará hoy dividido en la concentración organizada por la CGT. Los jefes de la central sindical prohibieron la presencia de precandidatos del PJ, intendentes y legisladores en el palco principal. Para eso diseñaron un corralito «político», donde estarán las autoridades partidarias y cualquier otro precandidato, dirigente del partido o movimiento social que acompañe la movilización. Ese «corralito» se había transformado anoche en la mancha venenosa de la protesta: la acefalía del peronismo desató la paranoia electoral y el club de los «vetados» en el PJ comenzaba a engrosarse.

En la Casa Rosada hacían una doble lectura de la protesta. Como siempre, se quedaban con el enfoque optimista. Según funcionarios de la Presidencia, la movilización «no tiene consigna específica ni propuestas superadoras». En el Poder Ejecutivo Nacional consideran que quedará expuesta, una vez, no sólo la fractura sino también la orfandad del peronismo. A la marcha de hoy asistirán desde Guillermo Moreno hasta Daniel Scioli, Luis D’Elía, Martín Sabbatella o Amado Boudou, «manchas» venenosas para los «renovadores» invisibles del PJ.


En el peronismo, bonaerense y nacional, sobran reclamos de renovación dirigencial y generacional. Pero nadie está dispuesto a ponerse el traje de candidato/a antes de que Cristina de Kirchner defina si jugará en las elecciones legislativas, y por qué distrito. Esta «parálisis» electoral que la expresidente le aplica al peronismo es la mejor noticia para la Casa Rosada, donde interpretan que nadie capitalizará en términos de votos- la movilización de la CGT.