28.9 C
Buenos Aires
lunes 25 de octubre de 2021
Cursos de periodismo

Música de sonajero en días de alaridos

El progresismo no empieza por casa (Rosada) y las leyendas matrimoniales, las parejas perpetuas o los embarazos de Estado confirman la férrea ideología copular de la dirigencia política argentina a lo largo de la historia: comunicar una estabilidad emocional que contrarreste la inestabilidad general; aquietar los tumbos externos y que por lo menos reine en el hogar presidencial la paz que no reina, por definición y por inflación, en ninguno de los hogares de la patria. Redactado y difundido por el útero gestante de la Unidad Médica Presidencial, el comunicado oficial del embarazo de la primera dama Fabiola Yáñez, pareja del presidente de la Nación Alberto Fernández, transforma en capítulo institucional un episodio inscripto en las vidas personales de los progenitores y sus afectos cercanos. ¿Por qué ese episodio y no otro? ¿Qué valor siguen teniendo las xaternidades (maternidades y paternidades) por encima de tantos otros momentos igual de fundamentales o incluso, mucho más movilizantes?

Como mensaje público y como noticia orgánica, un embarazo remite a las tradiciones monárquicas, la ampliación de la progenie y la línea de sucesión. A la vez, es a menudo el único dato confirmado de la sexualidad del poder, a menos que la gestación haya dependido de métodos extra-catrera. Las prácticas sexuales dignas de ser registradas y disemidas en partes médicos son aquellas prácticas no efímeras, ese sexo nunca ocasional que deja una constancia “superior”. En el país del aborto legal y la maternidad deseada, un embarazo de primera plana coincide con el estreno de Juan Manzur, profeta y pro-feto acérrimo, como Jefe de Gabinete. No es que la acción comunicativa haya estado coordinada -o sí-: es que en temporada de cataclismos, todo aquello que remite a la raíz, la tradición, la “tranquilidad”, la apuesta al futuro y la preeminencia familiar ensancha la boca de la urna. Música de sonajero en días de alaridos.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)