lunes 23 de mayo de 2022
Cursos de periodismo

Nacional vs. importado: El regreso del eterno debate

Las chucherías de Aliexpress? ¿Un iPhone? ¿Una tablet para leer ebooks? ¿Una notebook para trabajar? ¿Zapatillas de running o botines de fútbol? ¿Un smartwatch? ¿Un perfume? ¿Una campera Uniqlo? ¿Una bici plegable? ¿El cochecito para tu bebé? ¿Un vestido de novia? ¿Cuál es tu sueño importado, eso que no llega o, si llega, lo hace a precios desorbitantes?

En enero de 2014, se ajustó el grillete del cepo y para algunos comenzó a justificarse viajar a Miami o a Santiago de Chile para comprar estos productos deseados. Amigos y familiares hacían encargos. Pero se terminó.

Ahora, en menos de un mes, quien tenga clave fiscal y una tarjeta de crédito internacional podrá gastar hasta u$s 5.000 anuales en importados, repartidos en cinco envíos de hasta u$s 1.000 cada uno. Claro que habrá que pagar un impuesto de 50% por encima de los u$s 25, además del flete. Pero existirá la posibilidad y, si se tienen los recursos, a pesar del tributo, seguirá conviniendo hacerlo en comparación con los precios locales, hasta 67% más altos, según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

cronista.com  (www.cronista.com)