viernes 3 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

Nadie ganó del todo, nadie perdió del todo

Las elecciones de ayer fueron más equitativas en la distribución de sentimientos: todo más módico para todos. No hubo un cisne negro. Hubo más opacidad que cualquier otra cosa. Nadie ganó del todo, nadie perdió del todo. Los no peronistas saben ganarle al peronismo. Lo que no saben es moderar su deseo de decretarle la caducidad histórica: no pretenden ganar una elección, fantasean cambiar la tinta de los manuales de historia. Pero la noche es larga y depende el canal que ponés se vive una elección distinta. Con los mapas a colores, la televisión se pone daltónica. Un promedio de caras, tonos de voz, euforias bipolares armaron el matete: la supremacía de la madre de todas las batallas tapó el bosque nacional. El domingo combina una suerte de alivio y micro decepción “democrática”. Una derrota digna para unos, dirán, mirando “la” provincia; una victoria nacional que no da todas las certezas, dirán los otros.

eldiarioar.com  (www.eldiarioar.com)