Netflix en campaña por el Oscar: chocolates, proyecciones y una estratega experimentada

Netflix la llamó “la experiencia Roma“.

Un domingo de diciembre, la empresa rentó dos estudios de sonido en un plató de Hollywood para evangelizar la película de cine de arte de Alfonso Cuarón sobre su infancia y la vida de una trabajadora doméstica en el México de los setenta. Los votantes de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas podían revisar una exhibición casi museística de los vestuarios; Cuarón, su equipo y las actrices participaron en varias horas de páneles de discusión sobre el rodaje.


Hubo desayuno y, sí, también almuerzo. Había calcomanías de Roma y chocolates con el título de la película. Los invitados hasta podían tomarse una foto para ser sobrepuestos en una escena del filme.

Algunos comentaron que les pareció demasiado. Sin duda fue una muestra clara de lo mucho que Netflix quiere ganar un Oscar y de cuánta fe ha depositado para lograrlo en la persona que organizó el evento, una estratega llamada Lisa Taback.